viernes, 4 de abril de 2014

Para un copo de nieve (bello, frágil, vulnerable y frío)



El vacío en el pecho surgió tras la revelación de lo temporal.

Los ojos se abrieron al verte buscar desesperadamente el aliento que precede  a la concepción de la vida.

Desapercibiste que en este viaje no es el destino el que importa, si no el placer que surge de respirar el paisaje y volverse uno con el; disfrutar de la jungla, los pastos llanos, los volcanes a la orilla del crisol de las almas en todas sus estaciones, en las alas de todos su pájaros y las canciones de todas sus tormentas. 

Fundirse en amaneceres, mañanas juguetonas, tardes tranquilas. El suspiro del ocaso que se convierte en lienzo de lunas, estrellas fugaces y cometas, hasta ser absorbido completamente por el infinito y en una epifanía llegar al orgasmo. 

Despacio y sin prisas como lo dicta el compás del universo.  

Ojalá que la próxima vez seas como gota de lluvia en verano, pintando arcoíris.

martes, 18 de junio de 2013

La redención del pródigo


Certeza
el espíritu de un sueño

Sueño postrado
sueño robado

infinitos sueños
irresueltos, confusos
perdidos en llantos
propios y ajenos

sueños de cosas que escogemos no realizar
pesadillas de fin del mundo
sueños oscuros
agujero negro el yelmo de la muerte que blande su guadaña

sueños para aprender el perdón
sueños para guardar en la gaveta del olvido
sueños para no olvidar
sueños de transmutación

un elefante, la serpiente alada, un dragón, y un fénix


sueños nuevos de aurora y sol naciente
sueños de lago, de hogar, de echar raíces y cultivar
sueños de un mundo mejor, uno mas justo
sueños de un universo vibrante como la música, como la musa

sueño contigo mar de estrellas
sueños de arenas húmedas, de nuestras playas que se juntan con la marea en el ocaso
materia de sueños, profundidades oceánicas que  hacen el amor al cosmos a la mitad de la noche.
Sueño, eres  la tierra prometida.

Estoy despierto, ahora lo se.

lunes, 13 de mayo de 2013

La Casa Bizarra

-->
      Me recuerdo que después de la segunda vez que probé un acido, se me ocurrió la idea de que si todo el mundo tomara uno, este mundo sería diferente. Lo curioso fue darme cuenta  que el concepto no era nada novedoso, me empapé del tema. Therence Mckenna, Timothy Leary, Aldous Huxley, abrían por primera vez las puertas a otras posibilidades, realidades sensoriales. Sentir que sentía por primera vez, o talvez virginalmente sentir otra cosa fuera de la ira, del rencor, del resentimiento a una sociedad de dobles morales y sus profundos abismos sociales, la república banalnegra de la United Fruit Continent.  Estaba perdido o más bien había perdido la esperanza y sentía que ya no tenia nada más que perder y si bien esta no es una apología a las drogas, debo reconocer que son parte importante de esta historia.

La primera vez fue una terrible experiencia en el infierno de sensaciones abstractas. Sobreviví y desperté como si hubiera atravesado un laberinto en cuyo trayecto se fueron disolviendo todas las cosas que yo daba por sentadas.  La segunda vez la travesía se vio marcada por una increíble y grata coincidencia: reencontrar al primer amigo que tuve en la vida justo cuando empezaban los efectos. Brotaron lagrimas, sonrisas, abrazos, el resto de la noche se convirtió en una revolución de amor, el mundo estaba celebrando la vida.  Nos juntamos muchas personas a celebrar alrededor de una fogata frente al lago de los tres volcanes, dando la bienvenida  a todos. Las guitarras y las voces fluyeron, se sembraron semillas de nuevas amistades  y por unas horas vimos el mundo estallar de jubilo porque el universo estaba vivo y vibrante. El verdadero viaje estaba por comenzar.

Poco tiempo después dejé la universidad y de manera quijotesca me embarqué en el mundo de la música. Conocí a otros desadaptados y me dí cuenta de que no estaba solo,  era toda una generación de jóvenes que atestiguaba el final de la guerra. Vimos injusticias, algunos fuimos injustos con otros  y nos vimos todos como en un espejo. Parecía que por primera vez no importaban las ideologías, las clases sociales o la manera de vestir aunque todos nos vestíamos mas o menos igual. Fue la era del grunge y aquí era como licuar a un punk y un hippie en una sustancia sicodélica.  De pronto un lago y un café eran pequeños oasis en donde por un rato uno podía ser uno mismo con los demás. 

Queríamos ver el mundo, dejamos la seguridad de la casa de los padres y nos mudamos a Atitlán. Vivimos de tocar por sombrero, por comida, por cervezas, pasamos hambre  y alguna vez robamos una mazorca o compartimos un quetzal de pan entre cuatro, pero lo mas importante, éramos felices, o más bien empezábamos a conocer la felicidad y esta nos recibía con los brazos abiertos. Ni siquiera pretendíamos querer ser artistas, solo queríamos cantar, pintar y escribir los múltiples universos que empezábamos a explorar. Conocimos gente de todo tipo, el mundo llegaba a nosotros y nosotros viajábamos a dedo.  

Nos autoexiliamos y en esos días, un  amigo llego de visita a nuestro jardín de los niños perdidos en Atitlán. Fascinado nos propuso hacer lo mismo pero en la ciudad y de manera conciente, buscar un espacio para las expresiones jóvenes, un colectivo.  Así se buscaron inquilinos para alquilar esa casona en el centro que alguna ves había sido sede de un pequeño colegio. Eran ocho cuartos, y por supuesto, la mayoría de nosotros no sabia que estábamos haciendo y talvez de algunos, habría solo un par  capaz de generar el dinero de manera estable para la renta.

Ahí discutimos, intercambiamos filosofías, organizamos fiestas y otras se organizaron solas. La música, la pintura y la poesía fluyeron tanto como las sustancias prohibidas y el alcohol.  Era nuestra manera de terapia social, nos contamos nuestras historias, las confesiones, reímos, lloramos, medimos los zapatos ajenos y nos dimos un abrazo. Toda una generación de artistas paso por ahí. Algunos huían escandalizados, otros encontraron un espacio para compartir, para romper paradigmas, otros talvez solo llegaron por las drogas, pero nadie salió igual de esta experiencia, quizás para muchos de nosotros una de tipo espiritual. Tuvimos la revelación de que las cosas nunca volverían a ser las mismas y que además haríamos  todo lo que estaba en nuestras manos para que así fuese.

Éramos los hijos de los militares, los huérfanos de la guerrilla, los vástagos de una clase media que surgía entre fuego cruzado, los niños de la calle y los frutos de la decadencia colonial en desencanto. Hastiados de la hipocresía de la autoridad y de ver correr sangre, solo teníamos en común ser humanos y nacer en la misma época, en el mismo país; unas enormes ganas de romper las reglas, soñar y amar. Descubrimos la paz a la par de la tolerancia, la ternura y el arte. Le apostamos a la revolución mental.

viernes, 22 de febrero de 2013

Universo:

Cada segundo es una epifanía.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Epifanía 2.0

En el acto más sublime de la poesía no caben palabras.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Epifanía

-->
El viento discurre a través de los árboles, peinando sus hojas. Acaricia el agua  y la sacude. Trae las nubes, las arrastra, despejando el camino a dorados designios y el profundo infinito del azul del cielo. Las aves callan. Los hombres callan. Mientras está la luz centelleante que vibra en el reflejo del cielo en las olas.   De la hierba se levanta una voz, muchas voces, un coro angelical. Mis ojos están abiertos pero siento que veo por primera vez. A mi olfato las flores estallan en jubilo. Escucho un sonido. He descubierto un pequeño misterio. Un grano de arena en el cosmos, una partícula de estrella.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Horóscopo

Se que solo toco tu presente tangencialmente,  pero esta escrito en el calendario: habrá conjunción de estrellas.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Pruebas en la Soledad


1.     No perder la cordura.
2.     No dejar de cocinarse.
3.     Encontrar motivos para quedarse en casa.
4.     Acostumbrarse a los fantasmas de todos los días.
5.     Tener motivación para hacer ejercicio.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Sol que se cuela entre nubes

"Ya no me importan las ideologias, porque esclavizan , porque dividen, porque te separan de tus afectos, de la gente que te es cercana por defender la buena mesa del que está arriba riéndose de tus sueños . El problema es que hay muchos indignos disfrazados de indignados, para que nos creamos el cuento. Ya no tengo ideología, porque ya no me siento mejor ser humano que otro por ser de izquierda o derecha. Por eso decidí en mi vida y me quedé con la poesia, pero desde la tribuna de los versos sigo viendo a mi pueblo sobrevivir y no vivir. " 

Dira Martínez Mendoza, poeta venezolana.



El aumento del desencanto, de la falta de confianza entre la gente y las personas que las gobiernan; de sus consecuencias nefastas reflejadas en la flor de la envidia y la avaricia, nos dan un panorama desolador por veces.  Mientras, el común de los mortales no tiene tiempo para buscar el significado de su vida, el sentido de su vida,  atareado en la ardua tarea de sobrevivir a un mundo voraz. A su ves están los hombres que durante la historia han guiado a sus pueblos por caminos de paz o de guerra o  abundancia y hambre, que no es igual pero es lo mismo. Algunos se endiosan a si mismo tras el poder que les confiere la obsesión por controlarlo absolutamente todo. Entre ellos se disputan la corona de un reino que cae en ruinas por falta de amor e indiferencia.

La tierra tiembla, y mientras lo hace, en la gente se sacude el despertar de un espíritu que lo cuestiona todo, incluyendo las mismas bases de la sociedad transgrediendo todo tabú.  Reconsidera su derecho a existir, reconsidera que tiene derecho a soñar, pero lo único que ha aprendido a soñar son tragedias.  Con los ejemplos de nuestros lideres se ha llegado a darle glamour al crimen, a la falta de ética y a lo mas superficial y hedonista de nosotros mismos. Todos somos seres egoístas que en lo profundo solo buscamos nuestro derecho a existir, radicado en el mas básico de nuestros instintos, que natural y genuino busca su derecho a expresión.  Esto efectivamente subraya que en definitiva somos animales políticos y que es natural que resulte en algunos el sentimiento de que existe el derecho natural a trazar su vida por si mismos.

De esta danza de poderes y polaridades, no todo es oscuro. Algunos despiertan de la pesadilla para darse cuenta de que somos seres interdependientes y de que habitamos un universo en donde todo lo es.  Estos corazones han dejado a un lado su cinismo y acidez para comunicar y sensibilizar con propuestas y acciones, que es posible vivir en un planeta compartido en donde coexistan los universos de cada individuo, en una realidad en la que la sociedad y el individuo conforman un todo simbiótico con la naturaleza. Estos individuos son como partículas de agua que cuando se reúnen y fluyen, son capaces de tallar hasta la mas dura de las piedras.

sábado, 3 de noviembre de 2012

El Amor


Piedra por piedra, fuimos construyendo un templo mas allá de todas las nubes.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Cadaver Exquisito

Es tu moneda el sufrimiento de los oprimidos, es tu moneda la frustración que prefieres ver reflejada en la cara de otros. Es tu veneno un lento suicidio lleno de lagrimas, producto de la cobardía. Es mas fácil ser el perro faldero de alguien que te diga que hacer, que enfrentar la vida con la frente en alto para poder decir con seguridad que todos merecen vivir mejor, incluyéndote a ti pues a pesar de vivir en la jaula de oro, la felicidad no esta a la venta.

Anuncios clasificados

Astronauta busca señales en una galaxia, quiere adoptar un planeta que tenga de faro una estrella; un sistema solar.

domingo, 14 de octubre de 2012

Anunciación

Talvez el destino te está tocando la puerta

sábado, 13 de octubre de 2012

Octubre

Llegaron los vientos y con estos el azul que arrastra las nubes y las tormentas.  Este es el mes de las revoluciones.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Profecias

En sus palabras vi el mundo a través de sus ojos, en sus ojos vi mi futuro. 

martes, 25 de septiembre de 2012

Jardín Estelar

Eres el cristal con el que me gustaría ver el mundo

Sortilegio


Encontré un sueño, con mi pensamiento empezó a materializarse frente a mis ojos.

lunes, 24 de septiembre de 2012

La Feria

 

Días de feria en época de lluvias. Hay un rincón para la ilusión  de la inocencia. A su circunferencia sigue caminando el mundo voraz e inescrupuloso, quizás un monstruo, pero esta vez va herido de sonrisas, de primeros besos y los atardeceres de octubre. Se abren los poros al calor de la mañana que va convirtiéndose en día y que con el transcurrir de las horas amenaza con lluvia. Pero no llueve, o llueve muy poco.  

Ruedas de la fortuna, el carrusel,  las sillas voladoras y  las golosinas. Los bares y comedores que se improvisan sobre la vía publica en donde la gente sale, sonríe y toma algunas cervezas. Algunos se pasan de copas y terminan en pleitos, o suspirando por un amor del ayer. Otros gritan bailan y se enamoran. La música y los sonidos de las maquinas tragamonedas, entremezclados con lociones baratas  y frituras de harina.

-“¡El borracho!” ¡Compre su cartón! ¡La chalupa!  ¡pruebe su suerte!  ¡El corazón!
-¡Lotería! grita el hombre que  gana  una moderna vajilla  y que mas tarde se emborrachará hasta embrutecerse, embarcándose en el hechizo oscuro de algún perfume de mujer , para terminar crucificado en el asfalto , clavado por los rayos de sol de medio día mientras un niño  brinca en un solo pie sobre uno de sus brazos.

Primavera Estelar


Un flor que estaba enferma
un amor parcial
un vacío existencial

Donde hay uno de los dos que no se quiere
se vive un idilio enfermo
Un sol que no vio la luz
Donde siempre fue de invierno
y no llego la primavera

Mis flores buscan tierra fértil
Manos amorosas, besos de poesía
yo ya sembré mis semillas
y estas solo buscan lluvia de estrellas

Busco una ley
una medalla
tesoro mistico de lo divino
quiero un verso constructivo 
quiero toda una canción
un concierto de astros para llenar este vacio

muchos soles y estrellas
una galaxia
un paraíso de luz

Hay un cántaro que se rompió
se esparció la podredumbre 
de donde surge victorioso 
un fénix

nace una estrella
así nace una estrella
y aquí nace una estrella

en primavera estelar

lunes, 17 de septiembre de 2012

Así nació un Fenix



Érase una ves un hombre que paseaba su mirada en los escombros. Cuenta la historia que después de desbordar las copas se encontró con un espejo roto. Los fragmentos del cristal le partían el rostro a pedazos. Un día el hombre se canso de tanta embriaguez y decidió buscar el origen de sus problemas. Después de un gran túnel se encontró a si mismo. En el fondo del abismo se encontraban los cadáveres de sus antiguos yo, uno a uno, con todas las armaduras y yelmos posibles. Los había vencido a todos con una mirada al penetrar la oscuridad con su luz. Nunca volvería a ser el mismo. Antes del atardecer su casa estaba en llamas y de las cenizas nacía un fénix.

jueves, 17 de mayo de 2012

Los Mercaderes del Templo


Asco, tanto traficante de malas noticias, de falsas religiones, vacías de espíritu, pero rebosantes de culpa. Los que cobran venden y los que venden cobran, los mercaderes del templo vendiéndote cosas que no te sirven, pero que te pueden hacer el “milagro”. Atados a la mejor tendencia del mercadeo, el amor al prójimo no se predica. El amor no vende y no llena de televisiones los hogares para poder conectar, a todos, a un mensaje que urge formar parte de la pirámide alimenticia y seguir el designio de un todo poderoso “ser”, que se encuentra hasta allá arriba, en la punta, el gran estafador, la gran ramera, el falso profeta.

El, que te observa desde el cielo, claro que si. El, que te puede ver desde lo alto a través de la ventana de un lujoso jet, o un de un helicóptero. Te observa mientras esperas, a que quizás, se cumpla alguna profecía, una donde el todopoderoso pose sus ojos sobre tu desgracia, nuestras desgracias y las arregle todas con un guiño. Pero, mientras eso sucede, te sugiere que no olvides llenar la bolsa de la ofrenda pues no terminaras de pagar por tus pecados si no te pones al día con el diezmo. De algo tiene que vivir alguien con tan noble tarea seguramente. Así colaboras a pagar las letras de la deuda que ha adquirido él, que te quiere ver desde arriba, desde el jet, que todavía no es suyo pero que si “Dios lo permite” podrá cambiar próximamente por uno con mas brillo y mas valor que un ángel vivo.

Él, miembro del selecto grupo “jet set”, crema de la crema del reino celestial, que se yergue pisando los sueños del de abajo, que se para sobre los otros, los que se orinan en estos de mas abajo, que se cagan en las cabezas de aquellos, que están sentados sobre los mas ignorantes, que además se mueren por escuchar las palabras de esperanza que dan los de mas arriba, por que el cielo llegara algún día con la figura de ¿una empresa exitosa en un mercado lleno de oportunidades?, pues así esta escrito, en el mejor libro de motivación empresarial jamás publicado.

Pero entre mas arriba, mas esclavo y entre mas esclavo mas arriba, hasta llegar con la peste misma que se funde en un abismal agujero negro que se lo traga y acaba con todo. Un apetito voraz, bestial, descomunal y a la vez tan insignificante para el universo, porque tal vez somos menos que polvo en el cosmos. ¡Si claro! ¡Es lógico! si hubiera algo que lo conoce todo y esta en todo, seguramente necesitará guías espirituales, intermediarios para comunicarse con nosotros y seguramente por tan importante papel estos deberán de vivir como emperadores, a la altura del gusto vulgar que solo una mente parásita puede tener.

Que se invierta la pirámide, que se desplome todo sobre su punta y que se haga pedazos. De los pedazos saldrá luz nueva, para crear una esfera, donde todos los puntos estén a la misma distancia del centro, para que realmente todo fluya, se mueva y deje atrás toda la podredumbre pestilente.

domingo, 9 de octubre de 2011

sábado, 18 de abril de 2009

El hombre del futuro (Cuento corto)



Termino la Semana Santa. En realidad fue un alivio increíble. Ya no soportaba la sensación de fricción entre miles de cuerpos embriagados. El desahogo de frustración vomitándose por las calles, en los bares, en las abarrotadas discotecas. Abarrotadas de amor incomprendido, de amor pasional y pasajero. Risas sueltas disolviéndose en el humo y el ruido.

El lunes regrese a la Ciudad. Trafico liviano, humores post-catárticos aceitando de nuevo la maquina que acelera despacio. Llegue sin problemas a casa. Varios recibos y cuentas por pagar incluida la renta. Como no me fue nada mal, decidí llamar inmediatamente al casero. Salde cuentas y por la tarde regrese a casa a tomar una ducha. Mi plan era fumarme un puro y hacer absolutamente nada.

En realidad estaba tan cansado que cuando pegue la cabeza a la almohada ya estaba dormido. Me dormí sin darme cuenta, repasando el asueto. Sueño a las chicas, a los borrachos, un mar de gente que se diluye poco a poco hasta transportarme a un lugar desconocido con gente desconocida pero que se me hace familiar. Estoy sentado bajo un árbol con mucho follaje y me pregunto que estoy haciendo aquí. En ese preciso instante escucho una voz me llama por mi nombre.

Es un mono, se llama Juan Noj y me pide que lo siga, tiene algo que quiere enseñarme. Noto que soy un mono también, que tengo cola y que no se me hace difícil brincar de una rama a otra. Atravesamos selva y llegamos hasta una ciudad habitada por humanos. Ya no me siento más mono y el mono es humano o lo parece. Vamos caminando y la gente parece no vernos. Los perros nos ladran y tratan de intimidarnos. Pregunto el porqué. Juan me contesta que la gente no puede vernos, pero los perros sí. Las calles me parecen conocidas pero no logro descifrar en donde nos encontramos. Eventualmente llegamos a una casa y tocamos la puerta.

Un tipo nos abre la puerta y mientras sonríe nos deja pasar. Adentro hay cuatro tipos más. Todos se comportan con camaradería y todos están vestidos con alguna prenda roja. Juan me presenta con todos y me dice que es el equipo del cual estoy a cargo. Yo también llevo una camisa roja y apenas la percibo en este momento.

No termino de preguntarme qué diablos estoy haciendo allí cuando de pronto alguien toca la puerta. Como estoy más cerca abro y hay tres tipos afuera, también vestidos de rojo. Estoy a punto de dejarlos pasar cuando uno de los tipos que recién acabo de conocer adentro, salta de su silla para asomarle un golpe a uno de los recién llegados. Los otros le siguen y se arma una riña. Los tipos de afuera se transforman en sombras liquidas y se escabullen a una velocidad increíble, me lanzo sobre una y me paraliza. Cada vez que las tocamos quedamos paralizados y se escurren de nuevo. Huyen.

En este momento, me despierto inquieto.

Estoy sudando a mares, hace calor en la habitación y además estoy agitado. Me levanto por un vaso de agua. Veo el reloj del teléfono y son las 5 de la mañana. Ya no tengo sueño.

Menuda conciencia la que tenés cabrón, me dije a mí mismo.

Si, de vez en cuando también me ponía existencial. Sabía que era un hijo de puta por convicción y que tenía deudas a mi conciencia. ¿Pero quién no las tiene? En este mundo todos son caníbales y si no te pones las pilas te toca comer las sobras o tu propia carne.

Como no podía conciliar el sueño decidí fumarme un puro y ponerme a pintar. Llegue al taller justo en el momento en que podía sentir el efecto. Un periódico puesto sobre la mesa me llamo la atención. Hojeé las páginas rápidamente y uno de los titulares hablaba de que nuestro presidente recién electo era un asesino confeso. Defensa propia, según él. Este es el tipo de noticias que cuando se está pedo te deja pensando. Claro al final la conclusión es que todavía no se pueden resolver los problemas con ideas. Hasta me causo simpatía el tipo este. En la foto posaba una sonrisa.

No estamos solos, habremos muchos hijos de puta. La única diferencia son los hipócritas que juegan a ser tibios. Supongo que entre millones de personas ha de haber gente buena pero todavía no he tenido la suerte de conocer a ninguna. Tal vez en otro lugar, en otro país o en otro planeta, pero nunca he vivido en ningún otro lado que en esta ciudad. La analogía de selva de concreto le sienta bien, el darwinismo corre por sus venas. Las esquinas de la pirámide alimenticia abren sus fauces y se traga a sí misma. El ojo que lo observa todo lucha por mantenerse a distancia a costa de balas y cadáveres, hechos de interés compuesto. Sálvese quien pueda.

La vida aquí es insoportable pero nadie se suicida. Nos gusta darnos tiempo para esto. Nos gusta hacerlo lento. Y pensamos en el futuro.

Nos imaginamos un mañana mejor. Ser mejores personas, un mejor auto, un mejor puesto en el trabajo, un mejor salario. Ser un mejor esclavo, mejor adiestrado. Somos la gente del futuro y nada nos detiene, ni siquiera nosotros mismos. La rueda gira suspendida en el eje del temor. En el temor de que descubran que muy en el fondo si eres capaz de pensar en algo mejor. Que tu alma es capaz de sonreír. Cobardes, eso es lo que somos.

Tenemos miedo de mandarlos a todos a la verga. De decirles ya no más. Ya no más de la misma mierda. Déjenme vivir la vida como me mejor me parezca. Si me he de comer mierda que sea mía y de nadie más.

Ellos lo saben. Siempre han estado aquí. Riéndose a nuestras espaldas. Imponiendo las leyes, haciendo que exista la gravedad. “Este es el suelo señores y de aquí nadie se levanta”. Prohibido volar. Ellos manejan los hilos. No son tan fuertes en realidad, pero sus marionetas están dispuestas a hacer explotar el mundo en llamas. Quieren incendiar Roma para hacer un poema. Quieren hacer estallar de júbilo a la gran ramera y la gran ramera somos nosotros. Ondear sus banderas al ritmo de fanfarreas marciales, en lo que un Cristo redentor baja del cielo a barrer el suelo.

Mientras tanto, vamos a la iglesia o al circo, que es lo mismo. Y nos abstraemos de mundo mirando como 11 idiotas corren detrás de un balón. La cañería está rota y es un desagüe. La sangre se evapora al salir de nuevo el sol.

Mañana pintare otro cuadro. Mañana.

martes, 14 de abril de 2009

Semana Santa (Cuento corto)



No existe crisis que pueda mermar esa ansiedad de escapar del hastío por una semana, de tirar la casa por la ventana, de embriagarse de olvido. Por lo menos así piensa la mayoría de las personas y aunque ese no es mi caso siempre veo aquí una oportunidad inigualable.

Después de varios días de cuaresma, de ir y venir de una procesión a otra por fin había llegado la semana santa. Una de las semanas más lucrativas del año. Así que como todos los años desde hace 5, me preparé para salir a trabajar mientras otros se preparan a vacacionar.

No es que mi trabajo sea muy demandante en realidad mucha gente ni siquiera piensa que lo mío es trabajar. Están equivocados. Esto exige siempre mucha precaución y sobre todo estar siempre alerta. La vida de una persona puede depender de esto, la mía por ejemplo. No me gustan los trabajos sucios, pues estos solo demuestran mediocridad. Mi abuela siempre me decía que las cosas hay que hacerlas bien o mejor no hacerlas. Lo mío es un arte.

Lo más importante en mi negocio es saber no levantar sospechas. Hacerse invisible entre una multitud de gente parece carecer de dificultad. Ponerse una gorra, una playera con logotipo de marca de cerveza, lentes oscuros y una pantaloneta ridícula es lo más fácil. Fingir una sonrisa idiota, etílica, acompañada de pasos zigzagueantes y de un balbuceo ininteligible es otra cosa. Pretender que soy un estudiante de apellido rimbombante, que acaba de regresar de Europa puede algunas veces resultar mejor.

Escoger un “cliente” también es importante. Es esencial saber calcular los valores que se pueden sustraer. A mi gusto, mujeres adineradas y divorciadas son el blanco perfecto. De vez en cuando alguna mujer casada y despechada suele caer en el engaño con la ventaja de que ya hecho el daño será incapaz de contarle a su marido como fue que su tarjeta de crédito quedo sin fondos. Además como bono puede ser que de cuando en cuando llegue a tener sexo fabuloso también.

Tuve que cambiar de ubicación unas tres veces. De jueves a sabado anterior la pase en la Antigua viendo procesiones con Linda. Una chica extranjera que venía a realizar su tesis aquí por alguna razón. “I love it”, “Es fantásticou” maravillada ante la imbecilidad de cientos de marchantes pagando para cargar un enorme y pesado trozo de madera, vestidos de ridículos trajes hechos a la medida. Linda, blanco fácil, comida, hotel gratis y hasta tuvo la amabilidad de dejarme acompañarla al cajero automático para dejarme ver su número de pin.

Los 900 dólares que me “regalo” muy amablemente sirvieron en parte para pagarme un taxi privado hasta Panajachel. Decidí darme una noche de vacaciones así que salí a darme una vuelta a la calle para darle un vistazo al terreno. Multitudes de idiotas tomando licor hasta caer en coma. Un monton de salvajes deseosos de emociones fuertes, de sexo fácil, de pláticas superfluas. Un jardín de las delicias.

En una de las discotecas conocí a un trío de chicas “bien”. No me costó mucho ganarme su confianza, además me permití invitarlas a algunos tragos y uno que otro pase. Después de un rato logre conexión con una de ellas, Marta. No fue trabajo fácil pues tuve que soportar toda la noche sus problemas existenciales, su padre ya le había puesto un ultimátum para que ella se pusiera a trabajar y en un mes ya no recibiría mas el cheque al cual se había acostumbrado. ¿Cómo podría costearse ahora su vestuario, su cultora de belleza, el gimnasio y sobre todo la mucama? Además lo que más le daba pena era contarles a sus amigas pues la razón de esto era que su padre estaba al punto de la quiebra. Sentí lastima por ella, pero no lo suficiente. El sexo no era tan bueno, entre mojigatería y alguna educación con películas pornográficas gringas, había algo de mediocre. Tal vez era ese perfume dulce hasta el empacho, o tal vez su cuchicheo infantil. Lo único increíble era ese enorme culo de zompopo presto para ser abusado y vaya que de rodillas me parecía mucho más sexy.

Se quedo dormida, registre su bolsa y no había mucho, definitivamente era una situación patética. Había invertido mucho dinero esa noche y no pensaba perderlo. Por suerte había un recibo telefónico y pude constatar su dirección, tome sus llaves y me largue.

Llegue a la capital a eso del medio día, suficiente tiempo para revisar su casa y sacar lo que encontrase de valor. Un reloj suizo, alguna joyería de oro y lo mejor de todo, dinero en efectivo guardado en una cajetilla de cigarros. ¡Qué ingenuidad por dios!

Ya estaba un poco cansado y apenas empezaban realmente las vacaciones. Pensé en ir al puerto de San José. Pero ir allí, hasta a mi me da miedo, pues ya una vez me ha tocado regresar en traje de baño, sin zapatos, si camisa y sin absolutamente un centavo. Son unos salvajes, son capaces de soltarte una bala por un pinche celular. No, tendría que escoger otro lugar.

Recordé que Marta había mencionado que algunos amigos suyos irían a Monterrico. Nunca había estado allí y me pareció muy buena idea.

Salí a vender las cosas a un conocido mío y luego pase a recoger mi carro, que hasta ahora había pasado toda la semana en el garaje. No me gusta manejar, pero no quería desperdiciar más dinero en lujosos taxis. Había un calor de los mil demonios. Una cola infernal para lograr salir de la capital en miércoles santo, ahora si, se había desatado el purgatorio y todas las almas salían con destino a algún lugar del cielo o del infierno. Música estruendosa a cada caseta puesta por alguna marca de cerveza, mujeres en trajes pegados regalándote sonrisas pagadas por otros y alguno que otro refresco. Bañándote en anuncios, tapizando el paisaje de posters con chicas semidesnudas e inalcanzables. Oh el verano paradisiaco sacado de la fantasía de algún publicista maricón.

Creo que me estoy volviendo viejo y antipático. Solía gozarme esta época un poco mas, solía dejarme llevar como oveja al matadero sin chistar. Participar de estúpidas fiestas como la navidad. Lo creí todo, me deje arrastrar por la mercantilista enfermedad cristiana, la hipocresía de Santa Claus y la sifilítica esperanza de Jesucristo. Y encontré la verdad. Seguiría toda la vida atorado en este mundo de impotentes, haciendo cola al ritmo de reggaetón, a vuelta de rueda esperando a que el imbécil del auto de enfrente se esfume desintegrado junto a los miles de automóviles que se encontraban frente a mí. Haciendo cola para llegar al Edén.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Hacia una autonomía en la economía local (primera parte)

Hace algún tiempo que los noticiarios económicos han proclamado a los cuatro vientos que el sistema monetario mundial pasa por una crisis de medidas incalculables. Los expertos se han dedicado a dar opiniones tan variadas en cuanto a las causas de estas. Pero no son las causas las que deberían de preocuparnos, sino más bien los resultados. Y es que es más que obvio que durante la historia del dinero y de la banca central lo único que se ha logrado es crear un abismo social con ramificaciones indolentes y alienantes hacia las personas en general.

Esto debido a que los sistemas políticos y económicos adoptados han puesto énfasis en la competitividad más que en la cooperación, basados en teorías económicas obsoletas en donde no se vislumbraba que los recursos del planeta son limitados. Con esto no pretendo abanderar el socialismo pues aunque el término utópico puede sonar bastante atractivo no se aplica necesariamente a la naturaleza de los seres humanos. La cooperación debería de surgir de la necesidad de cohesión social que todos necesitamos buscando que cada quien tome un papel de acuerdo a su naturaleza y su propia manera de ver las cosas y la organización, buscando cada quien su lugar en la sociedad.

En 1982 Michael Linton acuño la palabra LETS (Local Exchange Trade System) que llegaría a ser el equivalente en español a Sistema de intercambio de comercio local. Un LETS, como se conoce más comúnmente, es una red local de intercambios sin ánimo de lucro en la que los bienes y servicios pueden mercadearse sin necesidad de usar la moneda tradicional. A diferencia del trueque donde el intercambio se realiza directamente, este funciona a través de créditos que son recopilados en una base de datos abierta a todos los miembros y que pueden ser utilizados en cualquiera de los servicios listados en el catalogo de personas que están afiliadas. Por ejemplo alguien afiliado a un sistema como este puede prestar un servicio de jardinería a alguno de sus miembros y los créditos acumulados los puede gastar adquiriendo el servicio de un masajista de otro miembro.

Este sistema ha llegado a tener tal éxito en algunos lugares como el caso de Ítaca en Nueva York, donde este sistema se empezó a implementar desde 1991. Bajo la iniciativa de Paul Glover este sistema se basa en el establecimiento de valor de una moneda denominada “hora” que es el equivalente a $10 dólares americanos. Este valor se estableció sacando el promedio del costo de una hora de trabajo de las personas que conforman la comunidad de Ítaca. Aquí la tasa de cambio para cualquier transacción es establecida por ambas partes, es decir, por la persona que adquiere un producto o servicio y la persona que lo ofrece.

Varios millones de dólares en valor de productos y servicios han sido intercambiados desde entonces y actualmente hay miles de personas afiliadas al sistema así como mas de 500 negocios locales que incluyen un centro de atención medica, una librería pública, granjeros, masajistas, electricistas, contadores e incluso una institución que funciona a manera de banco dando préstamo de créditos a negocios locales sin intereses.

De esta manera la comunidad no persigue competir sino mas bien colaborar con sus vecinos enriqueciendo a todos y permitiendo que el comercio se mantenga, incentivando a las personas a ofrecer lo que puedan y a participar activamente en la construcción de su comunidad.

Tal vez sea este un buen momento para tratar de implementar un sistema similar en Guatemala y muchísimo más específicamente en la cuenca del lago, donde los recursos son abundantes pero el dinero no. ¿Le gustaría participar?